Una comisión participada por la LFP controlará el convenio de acreedores