Una España sin ideas gana por la mínima a la débil Haití