Valencia y Betis ya saben la condición para fichar a Riqui Puig

Simple y sencillo, el mediocampista culé solo necesita que se de un hecho para poder ver finalidad en ese hecho

El día de hoy el FC Barcelona ha saltado al terreno de juego con un equipo mixto, entre titulares y suplentes para cerrar una temporada directamente depositada en el olvido. En esa alineación la presencia de Riqui Puig ha sido una de las novedades que como bien se sabe puede ser su último partido en la entidad catalana. Su idea es marcharse y más que marcharse, su idea es encontrar un destino conveniente.

Para ello tiene dos opciones sobre la mesa, tanto Valencia como Betis se han mostrado interesados y desde el vamos han dejado ver sus intensiones. Lo que sucede es que para cumplir los deseos del futbolista se necesita y aguante en un hecho directivo. Pues no va a ser posible en tanto Koeman no se vaya, y como van las cosas el tema está algo complicado.

Riqui Puig
Riqui Puig, mediocentro del FC Barcelona

Las exigencias fijas de Riqui Puig se juegan su partido aparte en el cierre de la temporada

Para entrar más en contexto, Ronald Koeman es el epicentro de esta información. Puig tiene claro que la continuidad del entrenador puede ser la pieza que termina de engranar este movimiento, pues al seguir al frente sus opciones están extintas. Nunca ha sido un entrenador que le suministre confianza y él a sus 21 años sabe que necesita pegar el salto si quiere crecer como profesional.

Por eso es tan importante el partido en Eibar, pues seguramente un mal resultado termina de destrabar la situación y podría derivar en ciertas acciones. Los interesados en el centrocampista deberán estar atentos, y esperar a la toma de decisiones final en este sentido. Lo cierto es que la directiva y el entrenador han agotado su armonía y la corriente que condice su situación actual apunta a irse por el lado de la destitución.

El apartado de inversión no es alarmante

Entrando al campo de inversión hay que decir que el valor no es excesivo. Riqui Puig es un jugador ajustado que por la falta de experiencia en primera división podría ser una apuesta interesante. Tanto Valencia como Betis lo tienen claro y apelan a este hecho para inducir en movimientos futuros. La idea es que el jugador pueda mantener una regularidad y Barcelona no ve con malos ojos quedarse con un porcentaje de su pase.

Formula entrada en lo establecido como política de toda la vida. De esa manera ellos entablan un campo de respaldo y se aseguran como mínimo una oferta de recompra futura. Ya veremos cuál de los dos establece un mejor ataque, y si es que finalmente logran convencer a la institución culé de abrir un espacio en ese sentido.

Locatelli