Varapalo a Iker Jiménez evidencia futuro inmediato de Cuarto Milenio

La vida del presentador ha sufrido un gran mazazo después de la muerte del ex futbolista Michael Robinson

Cuarto Milenio continúa en boca de todos a pesar de que hace algo más de un mes que decidieran ponerle punto final a su andadura. Pero Iker Jiménez, su presentador, no se quedó con los brazos cruzados y decidió seguir más fuerte que nunca en su canal oficial de Youtube. En La estirpe de los libres, el presentador logra impactar al público con muchas de sus afirmaciones. Y es que el veto al que ha sido obligado en televisión no ha hecho que deje de dar información acerca del coronavirus.

Un tema que para muchos es tabú, pero que él desde un primer momento ha querido tocar con el mayor respeto posible y siempre con la verdad por delante. De hecho, muchas críticas son las que ha recibido con respecto a esta nueva tendencia del presentador de Cuarto Milenio. Y es que sin duda ha dado una vuelta de tuerca a su profesión, y ahora se dedica exclusivamente a decir aquello que ningún otro medio se atreve.

Cuarto Milenio

Pero un suceso trágico e inesperado ha sacudido su vida. La muerte del ex futbolista y comentarista deportivo Michael Robinson llenó el día 28 de abril todas las portadas. Iker Jiménez ha querido rendirle un homenaje en su programa de la plataforma de vídeos digital para expresar el dolor que está sintiendo estos días.

Y es que para él era un ejemplo a seguir, en sus propias palabras, tenía un poder hipnótico que sobrepasaba cualquier barrera. Desde pequeño había tenido una conexión especial con el deportista, pero según dice cuando tuvo la oportunidad de conocerle en persona esto se intensificó aún más. Recuerda a Michael Robinson como la voz onírica de las retransmisiones de fútbol en Canal+.

Cuarto Milenio

El presentador de Cuarto Milenio ha querido también transmitir su pésame a la familia. E incluso a afirmado que ha sentido más su muerte que la de muchos de sus allegados, ya que no era su familia de sangre pero era de su familia espiritual. Y según Iker Jiménez, eso le llega a doler mucho más.

Cuéntame Antonio