Verónica relincha en Servir y proteger por infidelidad oculta (espantada de Mateo)

Parece ser que esta pareja no consigue olvidar el cúmulo de infidelidades por ambas partes

Reconocemos que la cosa está muy intensa en Servir y Proteger, lo que hace que no podamos separarnos del televisor en ningún momento cada vez que se emite un nuevo capítulo, si es que hay varias tramas que nos encanta, que todavía están por resolver y hasta entonces estaremos pegados al televisor.

Esta semana hemos vivido de todo, hemos conocido a la madre de Lara, hemos descubierto su pasado oscuro y su presente envuelta en el mundo de las drogas, pero sin ninguna duda nuestra trama favorita ha sido la de Mateo, que nos ha tenido en tensión hasta el último momento, pero aún así parece que va a tardar en resolverse.

Servir y Proteger

Hemos visto al Mateo más preocupado y distante hasta el momento. Las pruebas de paternidad le tiene muy nervioso, y no es para menos, ya que está a la espera de saber si espera un hijo de su ex amante, algo que le cambiaría la vida por completo justo en un momento en el que por fin conseguía tener estabilidad en todos los sentidos.

Servir y Proteger

Lo peor de todo no es eso, es que la actitud distante y el nerviosismo del doctor están haciendo que su mujer, Verónica empiece a tener dudas sobre si su marido le está ocultando algo, ya que el doctor tiene la misma actitud que cuando le fue infiel a su mujer, algo que no le está gustando nada a Verónica.

Servir y Proteger

Tendremos que esperar al capítulo de hoy para saber qué pasa con esta pareja, pero tiene pinta de que no va acabar muy bien, y menos aún si el resultado del ADN es positivo. No te pierdas el capítulo de hoy para saber todos los detalles del posible futuro hijo de Mateo.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Monchi acelera para llevar al Sevilla FC a otro crack mundial
El Valencia CF necesita al FC Barcelona para firmar a Juan Mata
El fichaje atronador del Betis con el sello de Pellegrini