Vicios aparcados en First Dates para tener opciones con Carmen

El comensal y protagonista fue el empresario con el que supimos de su pasado más turbio para hoy cambiar de vida

Las historias de First Dates siempre dejan con inquietud a sus espectadores, y la que tiene que ver esta vez con Gobind como protagonista no fue menos. O al menos eso fue lo que dejó como impresión a la audiencia del programa de citas, donde buscaba el amor… y parece que lo ha encontrado. O al menos eso parecía con Carmen.

En esta ocasión, el protagonista en First Dates sorprendió a Carlos Sobera contando cómo le ha ido en la vida. Su pasado es algo turbio, con presencia de drogas como la cocaína y el éxtasis. Pero a esto le supo poner fin, con 28 años, realizando una separación radical de estas sustancias y comenzando a hacer yoga.

First Dates
Gobind dijo en First Dates que, tras probar la cocaína y otras drogas, se pasó al yoga

Gobind contó en First Dates que fue miembro de la secta de Hare Krishna

Gobind comentó en First Dates que, con 18 años, vivió en los Estados Unidos, donde fue miembro de los Hare Krishna, una secta con origen budista. A ella perteneció durante varios años y después decidió comenzar una vida vegetariana. Un pasado que le llevaría a comprender más aún cómo funcionaba la vida.

Su cita fue Carmen, con quien disfrutó de una cena muy agradable. Ella, al igual que el dentista, vive en Ibiza. La empresaria compartió temas con Gobind como el increíble éxito de los locales abiertos en la isla en los últimos tiempos. Además, ambos confesaron estar enamorados de la isla.

En un lugar más íntimo que el restaurante del programa de Carlos Sobera, Carmen, con quien ha llegado a algunos puntos en común, le ha preguntado si, además de los negocios, se dedica a alguna actividad de voluntariado. “No, no soy demasiado altruista”, ha contestado Gobind, que ha dado una extraña razón por la cual no lo hace.

First Dates
Gobind y Carmen accedieron a una segunda cita

Con Carmen conectó “en el mismo momento vital”

“Igual cuando estamos tú y yo aquí hablando, están muriendo 300.000 niños en África y nos da igual, eso es muy hipócrita. El corazón tiene un mecanismo para olvidarse de las cosas a los diez minutos”, ha justificado el empresario. Con Carmen, por su parte, conversó sobre el éxito que tuvo con los locales que había abierto a lo largo de estos años en la isla: “Que haya prosperado en la vida es un plus. A la gente con talento, sacrificio y con ganas se le tiene que premiar”.

“Estamos en el mismo momento vital. Los dos tenemos tiempo para viajar y disfrutar de la vida. Esto me ha gustado mucho porque es lo que también estoy buscando yo”, aseguró Carmen en uno de los totales a cámara que realizó en el transcurso de la velada. Finalmente, los comensales accedieron a tener una segunda cita.

Espejo Público