Victoria Silvstedt, sinónimo de belleza, erotismo y sensualidad

La modelo y actriz sueca reina en el imperio de los sueños eróticos El nombre de Victoria Silvstedt es sinónimo de belleza, erotismo y sensualidad, siendo una de las mujeres más deseadas del planeta. Natural de una pequeña localidad de Suecia y dotada de un físico sencillamente espectacular -mide casi 1.80 cm y fue esquiadora profesional-, Victoria tuvo claro desde bien jovencita que lo suyo eran las pasarelas y las sesiones de fotografía ligerita de ropa. En 1993 fue Miss Suecia y ese mismo año compitió por su país en el concurso de Miss Universo; incomprensiblemente no ganó. Las páginas de Playboy han sido durante años el escaparate de sus imponentes curvas. En 1997 fue nombrada Playmate del año, premio que puso su nombre en la agenda de la televisión y el cine norteamericanos. No vamos a engañarnos, Victoria no ha nacido para ser actriz, pero su tremenda presencia la ha convertido en una de las caras más demandadas y famosas de la caja tonta; también en Francia e Italia. La hemos visto desfilar como secundaria de lujo por shows como Infelices para siempre, Malibú o la original Melrose Place, hasta que obtuvo su primer papel protagonista en Ocean Ave., interpretando a la detective Johanna Marsden. Para el cine ha hecho lo justito, destacando su participación en la alocada comedia Boat Trip, este barco es un peligro o en la reciente Los seductores. Su última aparición tuvo lugar el año pasado en la serie francesa Sosie! Or not sosie?, demostrando que sigue en plena forma y medio planeta suspira por ella. Como en IGN España somos muy fans de Victoria y no podemos esperar a su próximo papel, os dejamos con una fotogalería que incluye algunos de sus posados más espectaculares.
¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Gánate la vida de influencer: cómo forrarse en Instagram y TikTok
Segunda juventud de Jesús Navas en el Sevilla FC lanza fichaje al Levante UD
Tu Cara me suena lanza a Mario Vaquerizo a evitar batacazo