Vilanova no consiente que la debacle de Múnich ensombrezca la Liga