Vilanova se siente tranquilo y con plena confianza de que “todo irá bien”