Visita inesperada en Servir y proteger deja en shock a Iker

Carol y Hanna han hecho todo para que la homofobia no sea protagonista 

Después de tantos años, la serie, Servir y proteger no ha dejado de sorprender a todos sus seguidores con sus historias y más ahora que el capítulo del pasado lunes 4 de abril se vio cómo Iker Lemos comenzaba a estar en peligro tras haber organizado un encuentro con Argos.

Luego de todo lo sucedido, por fin llegó lo que sucede en el episodio 1186. Iker Lemos vuelve a ser protagonista, ya que se prepara para su cita con el temido hacker. A pesar de los esfuerzos, parece que nada ha salido como el agente del CNI esperaba. Sin duda, algo muy fuerte.

Argos servir proteger
Una visita inesperada tiene en vilo a Iker

Las redes sociales no han dejado de aplaudir la decisión de Mirza 

Mirza, a raíz de su implicación en la agresión homófoba que fue investigada por la policía de Distrito Sur, es considerado como un héroe en redes sociales. Tal es el apoyo que toma una decisión: hacer pública su homosexualidad. Su familia no tarda en rechazarle y, en su país natal, ha sido denunciado.

De esta manera, Carol y Hanna, al ser conscientes de la gravedad del asunto, tratan de solucionar la situación para que Mirza pueda quedarse en España. Iker Lemos, tras el fracaso del operativo para poder atrapar a Argos, se ha visto sorprendido. Ahora todos se preguntan de que manera sucedió. 

La situación de Iker en Servir y proteger cada día es más delicada y preocupante

Esto fue recibiendo una visita de lo más inesperada en su propia casa. Por otro lado, Carlos y Yolanda han podido confirmar sus sospechas. Y es que Clara, en realidad, no es la persona que les ha hecho creer en todo este tiempo. Por lo tanto, llegan a una conclusión.

La conclusión es que Iker Lemos podría estar en peligro. Víctor Salas cree que Fernando Quintero ha desechado la idea de que alguien ayudó a Osman, por lo que desvía la atención hacia otra persona. Por ahora, no te puedes perder los próximos capítulos de Servir y proteger, cada tarde.

Alonso avecina