Vuelve el Real Madrid de las remontadas por @OscarDS

Cuando en lo futbolístico las cosas no funcionan debido a la falta de rodaje, compenetración, sistema y automatismos de juego y muchos otros factores, toca tirar de casta, convicción y pundonor. Eso es lo que tuvo que hacer el Real Madrid en el Ciudad de Valencia tras encontrarse con un 2 a 1 en contra en el minuto 86 en un partido que había sido hasta aquel momento malo de solemnidad por parte de los blancos. Cuando muchos se preparaban para una noche de cuchillos largos contra Ancelotti, Morata y el todopoderoso y salvador Cristiano dieron la vuelta a un partido que parecía sentenciado y que habría prácticamente certificado el fin de las aspiraciones del Madrid en esta Liga. Esta fue por lo tanto una victoria a la vez dramática y balsámica, y aunque los madridistas tengamos derecho a disfrutarla, sería un grave error obviar las deficiencias y carencias futbolísticas de un Madrid que está a años luz del juego ‘ofensivo y espectacular’ que nos prometiera su entrenador al principio de temporada.

Ya he indicado en este mismo espacio que Coentrao y Arbeloa sobran en este equipo. Los dos carecen de la condición técnica suficiente y deberían ser relevados de urgencia. En una primera parte pésima, ambos dieron un recital de inoperancia y contribuyeron a una falta de transición del balón además de añadir inseguridad defensiva. Sólo con la incorporación de Marcelo volvimos a ver que es posible llegar por las bandas desde la defensa y crear peligro, algo absolutamente necesario cuando el centro del campo no funciona y Khedira dista mucho de encontrarse en su mejor momento. Benzema, otro de los señalados, trabajó más y mejor que de costumbre, aunque sigue negado de cara al gol en la Liga. Di María hizo un auténtico derroche de facultades físicas, pero sólo Marcelo y Morata dieron otro aire a un Madrid con encefalograma casi plano en lo futbolístico que necesita ahora de remontadas épicas y de su redentor Cristiano para imponerse a un peleón Levante al que el FC Barcelona le endosó 7 hace unos meses.

Ancelotti tiene mucho mucho trabajo por delante y el tiempo es ahora su peor enemigo. Se avecinan los cocos del Barça y la Juve y en estos momentos (y visto lo visto en Valencia) el Madrid no está en condiciones de afrontar estos envites con garantías. Además de la paciencia al madridismo que ya he solicitado, es también imprescindible mayor valentía por parte del técnico italiano. Morata y Jesé pueden ser los revulsivos cuando los grandes nombres no funcionan y es mejor hace una poda en la plantilla ahora que arrastrar peso muerto hasta el 2014. Urge un 9 que no esté enemistado con el gol, la plena recuperación de Bale y que Illarramendi se acople al centro del campo junto a Modric y disponga de los minutos suficientes. Si de paso se va aclarando a qué debe jugar este equipo y se implementa un sistema de juego serio, el Madrid podrá terminar esta temporada con algún título e ilusión por el futuro. Mientras tanto, tiraremos de remontadas y nos tomaremos unas tilas antes de cada partido.