Y la cuerda se rompió