El club se ha renovado por completo con un equipo con aspiraciones y dejando atrás malos momentos

La situación del Córdoba CF ha sido muy delicada durante todo el verano. El club cosechó un descenso a la Segunda División “B”, lo que ha obligado al equipo a trabajar duramente para conseguir conformar un plantel con opciones de ascender. Sin embargo, la realidad es que el descenso también significó una importante disminución de ingresos. 

El equipo cordobés ya arrastraba problemas económicos desde el pasado verano, y es por ese motivo que todos los estamentos del club lanzaron la voz de alarma. Había cierto peligro de un posible descenso administrativo a Tercera División, siendo la razón por la que decidieron liberar fichas e intentar comenzar de “cero”. 

Córdoba CF

La realidad es que finalmente se han concretado un total de 21 fichas nuevas, con 17 fichajes y varios jugadores de la cantera. Salvaron la difícil papeleta del descenso administrativo a Tercera División, e incluso ahora compiten por estar arriba en la categoría de bronce, donde no han comenzado del todo mal su andadura por los campos de Segunda “B”. 

Una realidad contraria a la del Málaga CF, que pese a estar en Segunda División y tener ofertas cuantiosas por sus jugadores, ha ido apurando la marcha de los mismos, e inclusive se ha visto en una situación límite, en la que finalmente ha tenido que desistir de hacer ficha a sus nuevos fichajes. Un hecho que ha enfadado a una afición que se levantará contra la gestión del club.