Zero protagoniza con Álex la velada más surrealista de la historia de First Dates

Una cita donde reinó la diversidad de género y la libertad de pensamiento

Muchos son los que se han enterado que First Dates es el palacio del todo, donde todos tienen derecho a conseguir el amor o simplemente pasar un buen rato, en esta ocasión el turno fue para Zero. Este chico se considera bisexual pero no se identifica en el género masculino. De hecho cuenta que lo intentó cuando tenía 15 años pero al cumplir la mayoría de edad se dio cuenta que no entraba ahí.

Por otro lado, Álex se identifica como una mujer al 100% aunque es transexual. Aún así, esto no le ha impedido mostrarse con plena libertad durante su presentación en el dating show. Entre sus gustos y pasatiempos, la chica dice que le gusta el mundo de la política y más si es para defender los derechos de la comunidad LGBTI.

zero first dates
Zero se define como bisexual pero no como hombre, mientras que Álex se identifica como una mujer aunque transexual.

Ha habido una buena conexión entre Álex y Zero en su aventura por First Dates

Los dos comensales han tenido un buen principio tanto en lo físico como en lo perceptivo. Álex fue la primera en declarar que le ha gustado el look de Zero con los tatuajes y el aspecto que trae. De hecho hubo un detalle que quedó como una curiosa escena divertida en la que han tenido un mal entendido.

Zero se quedó mirando el vientre de Álex por que ella también trae tatuajes, pero esta lo confundió con otra cosa. “¿Me estas mirando los pechos?” El chico un poco apenado respondió “no me gusta mirar a los pechos directamente”. La situación divertida sirvió para que ambos se sintieran más cómodos y así lograran crear feeling rápidamente.

La idea de una relación monógama unió a Álex y Zero en First Dates

En una parte de la cita, hablaron sus relaciones amorosas del pasado, y Álex fue sincera en afirmar que nunca había tenido algo serio. De hecho llegó a ese punto de la vida donde solo quiere tener una relación con una persona y trascender más allá de lo amoroso y sexual.

Ese pensamiento de Álex llamó la atención de Zero, que se atrevió a responder a la pregunta de ella. “¿Estarías dispuesto a tener una relación monógama?” Él por su parte respondió “sí, pero tendría que ser algo extraordinario”. De esta manera comprendieron que ambos se gustaban y que podían acceder a una segunda cita.

Mientras tanto, Patricia arruinó su cita por culpa de su apetito sexual

Patricia pasará a la historia de First Dates como una de las chicas más atrevidas y directas. Sin embargo, su cita no comprendió muy bien su forma de pensar. Es más, huyó despavorida cuando Patricia se lanzó, literalmente, a su cuello. La intención era propinar un beso inolvidable. Pero cayó en el olvido más absoluto.

No es la primera vez que a First Dates va una persona totalmente desvergonzada, algo que siempre gusta a los espectadores. Pero en esta ocasión traspasaba todos los límites, pues llegaba a ser incluso incómodo para los espectadores. Y es que Patricia llegó con un claro objetivo, que era encontrar a alguien que le diera mandanga. Una frase que dejó a la audiencia del programa boquiabierta.

Patricia a saco Paco en First Dates

Nada más llegar al programa de citas mostró las esposas que había llevado para atar a su cita. Y es que, como comentó, había ido a First Dates buscando a una persona que le diera sexo. Le daba igual si era hombre o mujer, pues incluso le preguntó a Matías si quería ser él el esposado. Y es que, como comentó, ella es una persona muy abierta y lo único que le importa es que le den mandanga de la buena.

Por coincidencias del destino, su cita también se llamaba Patricia. Pero en esta ocasión era mucho menos directa y en ningún momento se mostró tan abierta como Patricia. De hecho aseguró que le cuesta mucho enamorarse y mucho más que le dure el amor. No obstante, nada hacia presagiar que su cita iba a salir mal, pues a primera vista las dos parecían tener muchas cosas en común.

Patricia mete boca sin éxito

Pero al poco de comenzar la cena, Patricia volvió a generar la incomodidad. Y es que según aseguró las almejas le gustaban según el contexto. Una indirecta que parecía no gustar nada a la otra Patricia, que incluso tuvo que rechazar una propuesta de beso. Pero pese al rechazo, Patricia intentó besarla de nuevo, aunque se llevó un nuevo fiasco, ya que volvió a ser rechazada. Y no sería la última vez.

En la decisión final, la segunda Patricia decidió rechazar tener una segunda cita, pues había quedado horrorizada con su cita. Y es que únicamente pensaba en sexo. De hecho, tras saber que se marcharía sola del programa de citas, comentó que al final se había quedado sin beso y sin mandanga. Algo que demostraba que no había ido en búsqueda del amor, sino en busca de una persona con la que pasar un buen rato.

ana rosa en telecinco