Zidane impone un ritual al comienzo de los partidos