Es noticia:

La madre de Rubiales monta el show pidiendo justicia divina

El caso de Luis Rubiales sigue dando mucho sobre lo que hablar y ahora su madre ha tomado una decisión impactante, atrincherándose en una iglesia de motril para acabar con la cacería que está sufriendo su hijo, la cual considera que es injusta

En un giro inesperado de los acontecimientos, Ángeles Béjar, madre de Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), ha decidido tomar medidas drásticas para mostrar su apoyo incondicional a su hijo. La decisión de encerrarse en una iglesia y declararse en huelga de hambre refleja la desesperación y el deseo de justicia de una madre que ve a su hijo en medio de una tormenta mediática.

Un Encierro Simbólico

La iglesia de la Divina Pastora de Motril ha sido el escenario escogido por Béjar para llevar a cabo su protesta. Esta acción, que ha sorprendido a propios y extraños, busca llamar la atención sobre lo que considera una “cacería inhumana y sangrienta” contra Rubiales. La determinación de Béjar es clara: permanecerá en la iglesia, sin ingerir alimentos, hasta que se haga justicia con su hijo.

La madre de Luis Rubiales se ha declarado en huelga de hambre
Los problemas se amontonan para Luis Rubiales

El Origen de la Controversia

La polémica que rodea a Rubiales se centra en un incidente con la jugadora de la selección de fútbol, Jenni Hermoso. Un beso entre ambos, que ha sido ampliamente difundido y debatido, ha llevado a la suspensión de Rubiales por parte de la FIFA. Las opiniones están divididas y el debate sobre el consentimiento y las implicaciones del acto sigue en pie.

Un Llamado a la Verdad

Desde su encierro, Béjar ha hecho un llamado directo a Jenni Hermoso. Le pide que “diga la verdad” y que se mantenga firme en la versión inicial de los hechos. Según Béjar, las imágenes muestran claramente que hubo consentimiento por ambas partes, lo que descartaría cualquier tipo de abuso sexual. Esta perspectiva, sin embargo, no ha sido la única y el debate público sigue en pie.

La Búsqueda de Respuestas

Para Béjar, las acusaciones contra su hijo van más allá del simple incidente con Hermoso. Se pregunta qué hay detrás de todo esto y por qué se están ensañando con Rubiales. En sus palabras, su hijo “es incapaz de hacerle daño a nadie”. Esta defensa maternal pone de manifiesto la complejidad del caso y la necesidad de una investigación exhaustiva y justa.

Un Mensaje Universal

Más allá de la situación particular de Rubiales, Béjar ha querido enviar un mensaje universal. Como madre, pide comprensión y empatía, recordando que situaciones como esta pueden ocurrirle a cualquier persona. Su huelga de hambre y su encierro son un grito desesperado en busca de justicia y comprensión.

Conclusión

El caso de Luis Rubiales ha tomado dimensiones inesperadas con la decisión de su madre de encerrarse en huelga de hambre. La opinión pública está dividida y el debate sigue abierto. Lo que es innegable es el amor y la determinación de una madre dispuesta a todo por defender a su hijo. El tiempo dirá cómo se resuelve esta situación, pero por ahora, la iglesia de la Divina Pastora de Motril se ha convertido en el epicentro de una historia que aún tiene muchos capítulos por escribir.

EGD Rayo Vallecano