Cómo curar la fascitis plantar del deportista

Desde EGD te contamos las claves para la detección, la prevención y el tratamiento de esta afección tan frecuente

La fascitis plantar es un mal que causa muchos dolores de cabeza principalmente a deportistas, pues se manifiesta con síntomas como dolor a lo largo de la planta del pie, hinchazón o enrojecimiento del pie, y rigidez tanto en el arco de la parte inferior del pie como en el tendón de Aquiles.

La principal causa de la lesión de la fascitis plantar y la parte en la que ha de hacerse hincapié es en el calcáneo. Las movilizaciones del tobillo y el antepié, la aplicación de calor mediante diatermia, la electropunción, las descargas musculares. Sin embargo, el secreto está en el calcáneo, en el hueso del talón.

La fascitis plantar se puede corregir con ejercicios específicos y buen calzado
La fascitis plantar se puede corregir con ejercicios específicos y buen calzado

El ignorado dolor de la fascitis plantar puede llevar a complicaciones más graves

Es por ello, que el tratamiento adecuado es aquel que provoca que el calcáneo debe de movilizarse bien y no presionar la fascia plantar. Para esto, debe centrarse en la movilización del hueso calcáneo, siendo este el que permite un adecuado apoyo del antepié y, por consiguiente, el aumento, si no se apoya bien.

Siendo este el tratamiento de fisioterapia más indicado, se puede combinar con los anteriormente mencionados. Además de trabajar en la reeducación de la marcha, y realizar asimismo otras prácticas como la aplicación de frío y compresión en la planta del pie para reducir el dolor y la inflamación, tres sesiones de 15 minutos.

Los consejos que se han conocido para el tratamiento y su respectiva recuperación

Para una recuperación total, la acción más importante es llevar un calzado adecuado en todo momento. Especialmente a la hora de caminar o hacer ejercicio físico. Un calzado adecuado serán zapatillas confortables, con suela amortiguadora y flexible, lo que permitirá reducir considerablemente el riesgo de padecer lesiones en los pies.

Por otro lado, la prevención continúa con calentar y estirar los pies antes de iniciar cualquier tipo de entrenamiento y con evitar permanecer mucho tiempo de pie, así como caminar descalzo. Siguiendo estas pautas podremos evitar esta lesión crónica y el malestar que genera. Sin duda, recomendaciones que te pueden salvar del dolor.

Fernando Alonso