Es noticia:

Von der Leyen no traga con Feijóo

Alberto Núñez Feijóo se ha propuesto este sábado cautivar a Ursula Von der Leyen con un alarde de galleguidad made in PP

Es la primera visita a España en campaña de la candidata a un segundo mandato como presidenta de la Comisión Europea y el PP pretendía escenificar a lo grande su supuesto respaldo a las graves acusaciones de Feijóo sobre la aprobación de la amnistía a los independentistas catalanes.

La visita de Von der Leyen y el discurso de Feijóo

El agradecimiento de la mandataria alemana a la hospitalidad del PP gallego no ha llegado a tanto. Von der Leyen ha evitado pronunciar siquiera la palabra y, pese a las reiteradas alusiones del líder de los populares españoles, no ha secundado de forma explícita las críticas a una medida de gracia que Feijóo considera “la mayor agresión al Estado de derecho en 46 años de democracia”.

Tras visitar la catedral de Santiago y comprometerse a separar las comisarías europeas de Pesca y Medio Ambiente si repite, Von der Leyen se desplazó al área recreativa de A Magdalena en O Pino, a 25 kilómetros de la capital gallega. Los dirigentes del PP la sumergieron en la romería con su canción electoral a todo trapo y esa rima que pide el voto el 9-J como “respuesta a tanta mentira, corrupción y amnistía”. Por si no pillaba el envite, Feijóo lo atornilló desde el atril.

Aseguró que en España se estaba produciendo una “acaparación de todos los poderes por una sola persona”, en alusión al presidente socialista Pedro Sánchez. Y luego se dirigió directamente a su invitada, que lo escuchaba de pie y a poca distancia: “Gracias por comprometerte con el Estado de derecho. Gracias por venir a decirnos que no estamos solos los españoles que defendemos los derechos democráticos”.

Feijóo amnistía
Feijóo no cae bien en Europa

La cautela de Von der Leyen en su discurso

La candidata del Partido Popular Europeo esquivó el guante. En su discurso, con interpretación simultánea de inglés a gallego, no pronunció la palabra amnistía. Defendió que los valores europeos son “la defensa de los derechos fundamentales, la igualdad, la libertad, la democracia y el Estado de derecho” y se limitó a referirse de forma genérica a la “preocupación en Europa por el Estado de derecho”: “Voy a ser muy clara. La Comisión Europea tiene como tarea defender estos valores y los Estados deben defender estos valores comunes”. No aludió directamente ni a España ni a Sánchez, solo proclamó que la UE siempre protegerá esos principios “cuando se vean comprometidos”. Y terminó: “España, como cualquier otro Estado, debe confiar en nosotros”.

Feijóo, por su parte, clamó contra la “degeneración de La Moncloa” y aseguró que en las elecciones europeas del 9-J se vota para “no darle un cheque en blanco al presidente del Gobierno” de España ni “la razón a las minorías”, y “por la justicia y la independencia judicial”. “Nos jugamos intensificar la decadencia o volver a la decencia”, afirmó. “Más pronto que tarde serás presidente”, le aseguró al expresidente de la Xunta el líder del PP en la provincia de A Coruña, Diego Calvo.

Ambiente festivo y galleguidad en el evento

La cumbia calentó el ambiente de romería antes de la llegada de los líderes políticos. Entre pantallas con el lema “Tu voto es la respuesta”, decenas de calderas de pulpo se ponían a todo hervir y varias parejas bailaban agarraditas a María Dolores Pradera, alguna envuelta incluso en banderas de Galicia y España. Los más de 4.000 fieles al PP rodearon la capilla de A Magdalena en lo que es la séptima edición de esta fiesta de partido, un gentío entre el que se distinguían sin fallo las camisas perfectamente planchadas de los cargos populares y el volumen corporal de los miembros del equipo de seguridad.

Rueda recibió a Von der Leyen a pie de coche. “This place is called O Pino, O-Pi-no”, le explicó el presidente de la Xunta a la presidenta de la Comisión Europea. “Ok, ¡vamos!”, zanjó Feijóo, que luego tuvo que presenciar cómo su barón gallego arrancaba el discurso en el inglés que a él tanto se le resiste para seguir contándole a Von der Leyen que lo que estaba presenciando es un “festival típico” llamado romería en el que se “come pulpo y se escuchan gaitas”. Antes de las intervenciones, el líder del PP se adentró con gesto de orgullo en el pasillo abierto entre la masa, saludando a cargos de municipios de la provincia de A Coruña al grito de “¡viva Vedra!” y “¡viva Noia siempre!”. Dejó claro así quién era la estrella del mitin ante una sonriente Von der Leyen que asistía al paseíllo con la mirada algo aturdida.