El Molinón se contagia del equipo