Es noticia:

Maite deja claras sus ideas exigencias en First Dates antes de mediar palabra

Como todos los comensales que pasan por las cámaras del dating show antes de que lleguen su cita para describir su prototipo de cita perfecto, esta chica lo hizo como es costumbre pero priorizando un detalle que puede parecer escándaloso

Lo normal cuando llega un soltero o soltera a First Dates es que en su presentación describa a su prospecto de cita perfecto, así como lo hizo Maite. Sin embargo, cuando estaba detallando al hombre del que quería enamorarse y con el cual pudieran salir tomados de la mano, hubo una característica que hizo cambiar la expresión de Carlos Sobera.

“Un chico que sea sincero, que tenga las cosas claras y que no la tenga muy pequeña. Si la tiene grande y no la sabe usar, tampoco le vale de mucho”. Aquí sobran las explicaciones para saber a que se refería Maite en su presentación. Luego de esa curiosa descripción de su prototipo de chico llegó Robin a First Dates.

Maite first dates
A Maite le gustan grandes pero también medianas si la saben manejar.

Maite adivinó el tamaño de la herramienta de Robin apenas entró al restaurante de First Dates

La valenciana nos recordó a una comensal de hace unos años la cual tenía la habilidad de adivinar el tamaño del miembro solo con ver la cara del hombre. Y es que apenas vio a Robin entrando por las puertas del dating show, no dudó en exclamar. “Creo que la tiene normalita, no grande”. Una afirmación que no era del todo mala teniendo en cuenta que la supiese usar.

El primer bache en el camino se presentó cuando el gaditano manifestó que estaba buscando una relación a larga distancia. “No quiero a alguien para estar todos los días” algo que chocó a la chica pues ella si quería algo sólido. “Creo que en pareja es un pasota, no acaba de comprometerse”. Con cada minuto que pasaba, la cita se iba apagando cada vez más.

Robin malinterpreta la profesión de Maite y acaba de arruinar la cita en First Dates

Las cosas no podían salir más mal de lo que estaban, pero Robin iba a sacar una perlita que destruyó por completo la incómoda cita. Y es que cuando la comensal le contó que estaba estudiando para quiromasajista, el gaditano lanzó tremendo zasca. “¿Masajes en todo el cuerpo? ¿También haces masajes manuales?”

Maite se enfadó tanto que no dudó en responderle. “Las fisioterapeutas y quiromasajistas tienen muchos problemas con esto. Eso no se hace”. Después del desafortunado momento llegó la hora para que decidieran si había segunda parte o no. Sorprendentemente Robin dijo que si pero como era de esperar la valenciana dijo un “no” rotundo.

ganador bote Pasapalabra