Quique Setién relevo de Pellegrini en el Betis

Un paso en falso y la posibilidad de tomar el mando del club verdiblanco para el cántabro se elevarán

Tras lo que ha sido su salida del FC Barcelona, Quique Setién se ha mantenido sin club en España, su idea por supuesto es tomar las riendas de un gran equipo como lo fue en su momento el Betis. Hoy, y gracias a lo que ha sido el desempeño de Manuel Pellegrini esto se ha elevado. Hay un enorme indicio de participación de acuerdo a los resultados de las siguientes jornadas.

Su expectativa es alta, y su experiencia invita a soñar claramente. La idea es regresar pero por la puerta grande, no con la imagen que reflejó al haber salido de la forma que lo hizo en la ciudad Condal. Pero claro, para que eso se de primero ha de resolver su dilema con el club catalán, que no es otro que solucionar un sistema de pagos.

Quique Setién
Quique Setién, ex entrenador del FC Barcelona analizando el desempeño de sus dirigidos

Una información proveniente de un analista importante ha decretado las chances de Setién al frente del Betis

Todo corre por cuenta del flojo desempeño del ingeniero, dos derrotas al hilo y las expectativas sembradas se han terminado convirtiendo en un puñal en su contra. De ahí que se haya filtrado que son los mismos dirigentes del club verdiblanco los que han contemplado la posibilidad, de acuerdo al desempeño de las siguientes jornadas.

Si Pellegrini llegase a caer en la siguiente jornada se estaría anunciando la crisis que puede desencadenar en un aviso de relevo. Al estar libre, y al tener un buen pasado en el club, es evidente que Setién parte con ventaja sobre el resto. De hecho, antes de recalar en Barcelona se desempeñaba allí, club donde dejó una muy buena imagen.

Setién no se desespera, sabe que su oportunidad ha sido asignada desde ya

No tendrá que hacer grandes cosas, es más, solo deberá esperar y que pase lo que tenga que pasar. De Pellegrini depende que el juego esté de su lado, de lo contrario los fantasmas están al acecho. Athletic de Bilbao y Eibar han sido sus dos últimos grandes tropezones, dejando además una pálida imagen, con un sistema defensivo que deja mucho qué desear.

La pérdida de Sergio Canales marcó una ruta y ahora parece ser que nada le sale como al comienzo. El equipo se olvidó de ganar, pero sobre todo dejó de tener el alto volumen ofensivo que solía tener un tiempo atrás. La paciencia se ha terminado, en estos momentos lo que prima evidentemente son los resultados.

Rafael Santos Borre