Eileen acalora al personal de First Dates al exigir un requisito claro en un hombre

La mujer acepta que una herramienta grande vale más que los sentimientos

Una declaración bastante polémica ha dado lugar en First Dates para el debate, Eileen asegura que para ella no es importante los sentimientos si un hombre la tiene pequeña. “No me vale que un hombre sea cariñoso si la tiene pequeña” ha dicho con autoridad la madrileña que aterrizó este lunes en el dating show.

La quiromasajista se describe como una mujer muy experimentada en cuanto a temas sexuales y demás. “Soy brava, guerrera y muy echada para delante en todo. Últimamente, soy más exigente con los hombres. Aunque estoy estupenda a mis 41 años, tengo ya una experiencia…” sentenció la madrileña.

Eileen first dates
Para Eileen, David le parecía gay, aunque este confirmó que no lo era. Al igual la madrileña lo seguía creyendo.

Nada de amor, nada de sentimientos, Eileen viene a First Dates a buscar placer a montón

Eileen quiere dejar claro desde el principio que ella no viene al dating show buscando precisamente un novio, esposo o una relación seria. La madrileña lo que quiere es un amante que esté disponible para ella 24/7 y que además la tenga muy grande, como mínimo de 20 centímetros. “Vengo al programa a busca a un hombre que me haga vibrar desde el minuto uno. Si hay algo que no me gusta es que la tenga pequeña”.

Entonces llegó David, un osteópata y acupuntor madrileño de 46 años, con una visión y pensamiento muy diferente al de Eileen. “Es fácil encontrar gente que quiera follar, lo difícil es encontrar el amor, pero es posible”. Con esta carta de entrada, sabíamos que este par no tendría futuro y pues así lo fue.

Una velada para el olvido la que protagonizaron Eileen y David en First Dates

Además de tener una primera impresión negativa mutuamente, la pareja de comensales no entonaron para nada en la mesa. Ambos iban en sentidos contrarios, buscando intereses diferentes, y lo más importante, no tenían química por ningún lado. De hecho a Eileen, David le pareció gay, aunque este confesó que es 100 % heterosexual.

“Me ha dado la sensación que te gustan más los chicos” dijo la madrileña, pero el osteópata confirmó que no era así. “Soy heterosexual porque lo he comprobado, con 20 años o así quise comprobar cómo reaccionaban mis hormonas”. La decisión final estaba más clara que nunca, y los dos comensales se despidieron como llegaron, solteros.

Eva también venía al dating show con un propósito caliente

La mayoría de ocasiones en First Dates, los comensales llegan con el objetivo de encontrar el amor, y una relación donde puedan compartir sus sentimientos más románticos, a excepción de Eva. La juguetona comensal viene con la idea clara de encontrar un macho dominante, pero solo para la cama. Se nos olvidaba decir que la chica le gusta el sadomasoquismo.

“Me gustaría que mi amo fuera mi pareja y es como dicen algunas, buscar un Grey es difícil” comentó la veterana comensal. Otro detalle que contó la sevillana, es que nunca estuvo casada pero tiene un hijo de 10 años. Como nota adicional a tener en cuenta para su cita, el sexo es una parte importante en su día a día.

En la primera impresión de su cita en First Dates, Daniel y Eva encajaron como dos piezas de rompecabezas en el sexo

Como era de suponer, el tema cumbre en la cita fue el sexo. Eva le comentó a Daniel lo que estaba buscando en un hombre, y este se animó. El catalán le siguió el juego por un buen rato y hasta exclamó.  “Le pongo muchas ganas, soy muy juguetón”. Esta afirmación dejó muy interesada a la chica que ya se sentía como pez en el agua.

Cuando se adentraron a otros terrenos más profundos, como las historias de amor pasadas de cada uno, entonces fue cuando vino el mal rato. A la sevillana no le gustó para nada que el hombre ya llevara 2 divorcios. Esto le generaba mucha desconfianza. Sin embargo, prefirió no pensar en ello y centrarse en lo importante, buscar a su Christian Grey.

Daniel no pasó la prueba para ser el Christian Grey de Eva en First Dates

dejando atrás las historias fallidas de amor de Daniel, Eva se centró más en lo que verdaderamente le importaba. A la sevillana le gustó la actitud picarona del catalán y hasta se atrevió a preguntar si él estaba dispuesto a ser su Christian Grey. El chico ni corto ni perezoso le afirmó que sí, y hasta le contó que tenía un cuarto rojo.

Todo iba muy bien y Eva tenía claro que Daniel cumplía con los requisitos, sin embargo el catalán arruinó la cita al hablar de intercambios de pareja. Esto la descolocó tanto que sumado con lo de sus divorcios y la estatura del hombre, la sevillana se llenó de motivos para decir no a una segunda velada.

Ferreras Pablo Iglesias