José Fernández y González de Caldas mantienen su pulso