El gran cambio de Ferrari para que Carlos Sainz arrase en 2023

El motor de la escudería italiana es uno de los que más cambios tendrá para la próxima temporada

El próximo año llegará con muchos cambios, especialmente para Ferrari con Carlos Sainz. Y es que el nuevo coche es una evolución del actual, pero con mejoras que deberían permitirle mejorar el drag y compensar con creces la pérdida de downforce asociada a las reglas que la FIA ha introducido para atajar el porpoising.

Pero poco se haría si no solucionan los problemas de fiabilidad del motor Ferrari, que este año ha costado muchos puntos tanto a Carlos Sainz como a Leclerc. Algo especialmente necesario si la FIA, impone reglas más drásticas que impidan los cambios tácticos de elementos de la unidad de potencia, algo a lo que han recurrido este año.

Carlos Sainz Ferrari
Sainz quiere brillar con Ferrari en 2023

Las unidades de potencia se encuentran completamente congeladas en términos de desarrollo desde esta temporada

Desde el pasado septiembre, la evolución de los motores está prohibida. Los motores han quedado congelados, es decir hasta que entren en vigor las nuevas reglas en 2026. Ante el problema de la congelación sólo había una forma de enfrentarse. Hacer el motor más potente posible, aunque a costa de tener problemas de fiabilidad.

Todo porque los únicos cambios permitidos son precisamente los que se efectúen para mejorar la fiabilidad o por un problema de costes, quedando expresamente prohibidos los que mejoran el rendimiento. Es en este campo en el que trabajan en el departamento de motores de Ferrari. Mejorar la fiabilidad significa mejorar el rendimiento.

Ferrari 2023 permitirá a Carlos Sainz e incluso Leclerc disponer de 30 caballos más

Así, en Ferrari estiman que podrán ganar hasta 30 caballos. Dicho así, parece un aumento de potencia máxima, pero se puede utilizar más potencia y durante más tiempo. Precisamente uno de los trabajos de los ingenieros de motores es llevar este control de utilización del motor en función del régimen.

En cualquier caso, poder usar 30 caballos más es una mejora enorme, pues se notará en aceleración y en velocidad punta. Y eso cuenta. Es posible que apenas se note la diferencia a una sola vuelta, porque a buen seguro en clasificación, en la Q3, se apretaba al máximo el motor.

Fernando Alonso