Perreo salvaje de Sofía en First Dates para esconder sus modales

Por primera vez en el dating show ocurrió este inédito y curioso hecho

Sofía fue la protagonista de la noche en First Dates por varios aspectos, pero hubo uno que marcó la velada y se metió como un hecho nunca antes visto en el dating show. Aunque no se trata de nada grave, si fue un episodio que recordarán para siempre en el restaurante, y sobre todo los seguidores del programa de Cuatro.

La chica que ya se encontraba en la mesa disfrutando de la cena junto con Álex, no pudo retener un gas producto de la comida que habían degustado durante la cena. No obstante no es el gas del que estamos pensando, sino un eructo que la comensal intento disimular con la mano en su boca, pero el ruido fue tan fuerte que ensordeció todo el restaurante.

First Dates Sofía
En el momento que Sofía se le escapó un eructo, Álex no pudo contener la risa.

El reflejo involuntario de Sofía le sirvió como estrategia en First Dates

Luego del curioso momento, la chica quedó con cara de apenada mientras su cita exclamó entre risas, “¡Alá, lo que se te ha escapado!” Para rematar la chica añadió, “Al menos me he tapado la boca… Sabía que por algún sitio iba a salir”. Álex resultó ser el hombre más comprensible y le ayudó a sentirse menos apenada, “mejor por fuera que por dentro”.

La cita transcurrió normal y ambos siguieron la velada como si nada hubiese pasado. La chica sintió que dicho reflejo involuntario le afectaría la velada, pero resultó todo lo contrario. Mientras tanto el comensal argumentó que le gustan las mujeres naturales y que no les gusta esconder nada, ni mucho menos aparentar lo que no son.

Para rematar la velada de la mejor manera en First Dates, Sofía calentó la cita con perreo intenso

Para olvidar el bochornoso momento, la chica se animó a bailar y Álex le siguió la pista. En el restaurante sabían que el género musical favorito de Sofía era el Reggaetón, así que tal cual sonó un tema del ritmo latino. La chica se fue acercando lentamente hasta darse la vuelta y perrear intensamente. El chico intentaba no quedarse inmóvil y seguir su voltaje.

El comensal quedó tan animado, que para disimular le comentó a Sofía, “Se te da muy bien esto… me tienes que enseñar”. La mujer estaba tan entretenida con el sensual baile, que no le puso atención. Tras bambalinas el chico reconoció que la comensal tiene grandes dores artísticos. “Sofía perrea bastante duro… Vamos a dejarlo ahí”. La cita terminó bastante bien para ambos, aceptando una segunda cita, donde de seguro harán algo más que bailar.

Amenábar Resistencia