Víctor hunde cita en First Dates por presumir a lo bestia de sus atributos

El comensal quiso alardear del tamaño de su herramienta pero no logró conseguir nada

Nuevamente el restaurante de First Dates recibe la visita de dos comensales dispuestos a hacer lo que sea por no regresar solteros, por un lado está Víctor. Un chico de 23 años con un ego hasta las nubes, el cual presume de otras habilidades. Por el otro lado Lucía, una chica de la misma edad, la cual viene de una relación algo traumática, y necesita avivar su fe en el amor.

Ambos tuvieron reacciones buenas y primeras impresiones agradables, que luego de ello, pasaron a la mesa para iniciar el ritual de cortejo. El chico empezó por contar que tuvo una experiencia religiosa y estuvo con Dios. La chica se quedó mirándolo un tanto descolocada, pero el comensal dijo que ya está acostumbrado a ese tipo de reacciones. “La gente me trata de loco, no me lo dicen, pero lo noto”.

First Dates Víctor
A pesar de que Lucía accedió al beso, la chica no sintió nada y se dio cuenta que Víctor no era el indicado.

Víctor presumió de su talla y su amplia vida sexual en First Dates

Luego de los detalles de siempre, pasatiempos, ocupaciones, gustos y demás, se adentraron al tema sexual y ahí todo empezó a venirse abajo. Víctor quiso quedar como todo un semental, para ver si eso conquistaba o atraía a su cita. “En un fin de semana eché 20 polvos, fue un fin de semana movidito pero lo pasé bien”.

Lejos de cautivar a Lucía, la mujer quedó impresionada pero en plan negativo. La chica no se imagina como le pudo hacer un hombre para tener 20 relaciones, pero lo más curioso es que se imaginó si fue con la misma mujer o varias. No contento con ello, también le comentó que posee un gran miembro viril y que no encuentra preservativos de su talla.

El privado de First Dates por poco se convierte en algo más

Después de que terminaron la cena y de hablar de los detalles sexuales del hombre, los dos comensales se dirigieron al privado para participar en alguno que otro juego. En un momento el hombre se abalanzó hacía Lucía, y la beso por largo tiempo. La muestra afectiva estuvo tan bien para Víctor que no dudo en afirmar “Cuando quieras, ya sabes, masaje energético”.

Mientras tanto la comensal no sintió absolutamente nada en el momento del beso. “No he sentido la pasión que ha sentido él, creo que se ha notado”. Aunque el chico admitió que tendría una segunda cita con ella, “Me he quedado con más ganas de besarte”. La mujer no quiso quedar, pues no sintió una conexión fuerte y además el detalle de los 20 polvos no le agradó mucho.

Fernando Torres