Ángela triunfa en First Dates con su curiosa manía en Mercadona

A la tatuadora no le importa su edad para seguir siendo una niña pequeña

Muchas curiosidades son contadas por los diferentes comensales que pisan el restaurante de First Dates, la de Ángela por ejemplo tiene que ver con “vivir la vida como si fuese el último día”. La tatuadora andaluza comentó que una de sus manías favoritas tiene que ver con la línea de supermercados Mercadona.

“Me gusta mucho hacer el vaina, tirarte con un carro del Mercadona por una cuesta de arena, que tú sepas que te vas a caer, el momento ese, me encanta“. Lidia Torrent se quedó mirando a la chica con cara de extrañeza mientras ella se reía sola. A pesar a que se dedica al arte de las tintas sobre piel, no tiene muchos en su cuerpo, pero si los necesarios para llamar la atención.

First Dates Ángela
Ángela y Miguel se divirtieron en toda la velada, y en el reservado mejor aún más la cosa.

El gusto musical unió a Ángela y Miguel en su cita de First Dates

Mientras el chico llegaba, la tatuadora comentó que tenía un tatto en su espalda que ella misma se había inventado. “”la Virgen del Porro, la hice yo, me la inventé y me la tatué, le hice un ritual para que me salieran bien los exámenes, con una vela roja y todo”. Luego le dijo a Lidia como no quería a su prospecto de hombre, “No quiero un chulo playa, ‘heterobásica’, machoman”.

En ese momento apareció Miguel, un gaditano radicado en Valencia, que le gusta las mujeres extrovertidas, algo así como Ángela. Por ello congeniaron tan bien, y hasta resultaron con los mismo gustos musicales. Fue tanta la conexión, que ambos acordaron ir al festival de música electrónica y reggaeton Medusa.

El reservado de First Dates mejoró la cosa entre Ángela y Miguel

Todo iba tambien que en el reservado mejoró en gran parte la situación. Los dos se pusieron más cómodos y entraron en confianza rápidamente. Miguel se acercó sutilmente y mordió el cuello de Ángela, provocando en ella risas nerviosas y pícaras. En ese momento la andaluza notó lo bien que olía el gaditano, y eso la animó más.

Los gustos musicales en común y las maneras de pensar algo parecida entre ambos, fueron razones suficientes para que los dos dijeran sí a una segunda cita. Sin embargo, el físico también jugó un papel importante, ya que los dos se atrajeron y eso lo pudimos notar en el reservado. El dating show les desea la mejor de las suertes en su futura relación.

Marta Peñate Supervivientes