Betis, Getafe y Granada pueden forrarse con el maná de la RFEF y Arabia Saudí

La incoherencia absoluta de Rubiales y Tebas hace estallar a los verdaderos dueños del fútbol: los aficionados

La RFEF ha hecho oficial a Arabia Saudí como sede de la próxima Supercopa de España, a disputar el próximo mes de enero de 2022. Un paso más en las incoherencias que en los últimos tiempos vive el fútbol y sus dirigentes. La demagogia está servida según de dónde venga el viento.

Porque Javier Tebas, presidente de LaLiga o José Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol, se llenaban la boca hace unos días criticando a Florentino Pérez y su proyecto de crear la Superliga. Que el fútbol era de los aficionados, sostenían como argumento serio.

RFEF Arabia Saudí
La RFEF y Arabia Saudí prolongan contrato de la Supercopa

La RFEF extiende acuerdo con Arabia Saudí

Sin embargo, lejos de sonrojarse, has anunciado desde la RFEF este lunes que la Supercopa de España se disputará en Arabia Saudí hasta el año 2029. Una competición entre equipos españoles y correspondiente a la federación española, se disputará en un país donde a las mujeres en 2021 no se les permite entrar en un estadio o ser libres.

Un país con una dictadura carca disimulada por la opulencia y el dinero. Un país donde seguramente no haya un solo aficionado del Athletic o del Atlético de Madrid, dos de los participantes en la próxima edición de la Supercopa de España. Pero el fútbol es de los aficionados.

Tebas, Rubiales y la opulencia

Imaginen que de aquí a 2029, equipos como el Betis, Granada CF o Getafe alcanzan una final de la Copa del Rey y obtienen pasaporte para la Supercopa. ¿Qué pensarán sus aficionados si para una vez que llegan a un torneo así, no pueden disfrutarlo en sus estadios?

Porque seguro que con la Supercopa de España en Arabia Saudí la RFEF prioriza a los aficionados. Seguro que el Getafe o el Granada de turno se forran con esta idea. Nótese la ironía. Esa incoherencia y paradoja constante que defiende Tebas o Rubiales. El fútbol es de los aficionados… por favor.

Bordalás descarte