El análisis de Solari y Segurola