El Papa Francisco le reza al Cristo que lleva un escudo del Sevilla y otro del Betis en su interior