El Sporting se diluye lejos de El Molinón