Fiorentina-Milan, caoe en el palco: la reconstrucción