Joaquín el sesentón de First Dates que asegura ser un semental

A sus 60 primaveras el hombre asegura que su libido sigue como cuando era un chaval

Por lo general, muchas personas jóvenes piensan que las personas más veteranas tienen una vida sexual muy tranquila o en ocasiones nula, sin embargo, Joaquín viene a romper ese mito en First Dates. El comensal de 60 años asegura que su vida íntima es tan activa como la de un joven de 20 años. Incluso aseguró que su última pareja tenía 37 años menos.

El hombre le comentó a Carlos Sobera que es divorciado y tiene tres hijos, y que pasó 30 años con su esposa. Pero el presentador quedó frío cuando escuchó esto. “Mi última relación tenía 23 años, yo hacía el amor tres veces diarias con ella. No me importaba”. Si Joaquín aún quedaba con ganas, esto hacía. “Me masturbo, y me puedo masturbar dos veces seguidas”.

first dates Joaquín
Los comensales demostraron gran química de principio a fin.

Joaquín encajó con Hannabell y la cita en First Dates se puso picante

Al restaurante de Cuatro llegó Hannabell, una ecuatoriana de 56 años que está en España desde agosto del año pasado. A Joaquín le gustó desde el hola. “He visto una mujer con mucha clase. Me encanta”. La primera impresión de la latina también fue positiva, aunque esperaba un hombre más alto. No obstante, equilibró su estatura con su carisma.

Como era de esperar, el tema predilecto para ambos fue el sexual en donde se movieron como peces en el agua. Joaquín expresó que era muy entregado en el acto íntimo, mientras que Hannabell confesó que podía ser muy explosiva y agresiva. La temperatura empezaba a subir y las sonrisas pícaras se intercambiaban de aquí para allá.

Una vez más al privado de First Dates le sobraron las cámaras

Cuando ambos han acabaron de cenar, pasaron al privado para tomar el postre y ver que más podía suceder. Los ánimos estaban bastante lujuriosos y se preveía un desenlace apasionado. Lo cierto es que fue así ya que empezaron a jugar. Primero debían darse un pico, y Joaquín aceptó que le gustaba besar mucho pues “ahí es donde se transmite”.

Para complacer al hombre, Hannabell accedió a darse un beso con él, pero eso se convirtió en una sesión de largos y apasionados besos. De seguro que ambos pensaron en que las cámaras impidieron a que la noche llegara algo más. Por ello en la decisión final accedieron a tener una segunda cita para terminar lo que comenzaron hoy.

Marisa Pasapalabra