La mano de Mario y la actuación arbitral