El narrador Josep LLuis Merlos ha decidido dejar de ser la voz de Gol TV en la Copa del Rey debido a las críticas e insultos que ha recibido en las redes sociales tras los últimos partidos.

“La crítica, bienvenida, merecida y encajada. ¿El insulto? Tengo la suerte y la inmensa fortuna de estar enamorado del motor. Gracias, y disculpen los errores”. Así finalizaba la carta en la que se despedía de las narraciones en el diario SPORT.

El periodista, especializado en motor y que ha sido la voz de la Fórmula Uno en varios medios de comunicación ha decidido aparcar la nueva faceta que le ofreció la televisión deportiva. Algunos de los errores que cometió en el choque del Atlético de Madrid-Barcelona propiciaron numerosas críticas e insultos por parte de los internautas.

“Tuve la gran suerte que Alex Botines, Dios hecho periodista, me reciclara de DJ en los 40 Principales a locutor de deportes en Radio Barcelona. Y tuve la inmensa fortuna que “el mestre” Puyal me admitiera en su equipo original y me abriera las puertas del fútbol. Pero la gasolina me tiraba. Y fue también una gran suerte y una inmensa fortuna que en TV3 me llamaran. No para hacer motor, sino fútbol. Y les acabé convenciendo para que me dejaran ser feliz, como puede que ustedes ya sepan después de tantos años dándoles la murga con los tubos de escape; también en las páginas de este periódico”, señala.

El periodista ha dado las gracias a la cadena que opera en abierto por haberle dado la oportunidad de ser la voz de la Copa del Rey. “He tenido la gran suerte y la inmensa fortuna, de volver a intentarlo gracias a la oportunidad que me ha dado GOL, una cadena que sólo tiene el universo por delante, y que me ha acogido con más cariño del que hubiera podido soñar”, escribe en la carta.

¿Quieres compartir la noticia?
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Ultimas noticias en Elgodigital
Tropezón inesperado en Servir y proteger retrasa a Quintero (avance)
Doctor experto en La Sexta Noche lanza terrible vaticinio
Pasapalabra inmerso en bucle infinito que ni Pablo puede resolver