El jurado del talent de cocina se mostró excesivamente molesto durante parte de las intervenciones

Sin duda, esta edición de Masterchef será recordada por la imperdonable actuación de Saray, una de las que hicieron su participación, y por sus desavenencias con Jordi Cruz, quien forma parte del jurado del talent culinario de Televisión Española, y del que todos prefieren dejar a un lado como uno de sus episodios más bochornosos.

Tanto es así que el propio Jordi Cruz se vio en la obligación de expulsar a la concursante cordobesa, ya no solo por sus malas artes en la cocina, que también, sino por su falta total de respeto, educación y vergüenza, que parece que nunca la tuvo dentro de Masterchef. Sin embargo, esto también hizo ganar al espacio.

Y es que, pese a que Jordi Cruz terminara excesivamente molesto por la mala y escasa actitud de la ya ex-concursante, sus polémicas y críticas por todos los espectadores del programa hicieron que esta temporada número 8 de Masterchef sea una de las más vistas del concurso de cocina, así como para TVE.

La cual ha ganado bastantes números en estos meses que lleva en volandas, quien registró datos máximos de audiencia, ganado incluso las batallas a Antena 3 o Telecinco con Supervivientes. En todo caso, tampoco hablaría muy bien de Jordi Cruz las maneras de dirigirse hacia una concursante, como lleva haciendo desde el inicio.

Lo que eso también catapultó en el ejemplo de Saray, entre otros, (como ocurrió con Alberto) para mostrar platos indecentes de un talent de cocina. Esto es que, mientras que si el 90% es culpa de Saray y su actitud lamentable, el 10% restante es de un programa que antepuso el personaje a la esencia de lo que se busca en MasterChef, y en eso Jordi Cruz tiene mucho que ver.