«No soy peligroso, pero cada vez me indigno más con el ser humano»