Paula llega con todo a First Dates para dejar de ser mujer objeto

La catalana y su gran dilema de todas las citas

La participante que decidió probar suerte en First Dates tiene un gran complejo que la hace sentir como un objeto sexual, por eso Paula llega al restaurante de Cuatro. Dispuesta a encontrar a un chico que vea más allá de su apariencia física. Que la observe con ojos distintos al sexo pero sin ser tan casto.

“Los hombres me ven como una vagina con patas, solo quieren sexo“. Fue una de las muchas frases de Paula explicando su trauma. Aunque en su presentación argumentó “soy una chica que llama la atención. Voy por la calle y todo el mundo me mira, no sé si por mi altura, porque soy rubia, por mi cuerpo, por mi culo… ¡Lo que sea!”.

First Paula
Aunque Álex y Paula se divirtieron en su velada, se dieron cuenta que sus personalidades no eran compatibles.

La cita de Paula quedó bastante sorprendida ante la personalidad de la chica que sacó chispas en First Dates

La otra cara de la moneda en esa velada romántica fue Álex, un joven de 20 estudiante de publicidad con un sueño bastante tierno. “Siempre he pensado que, cuando tenga una novia, esa será para toda la vida. De la cita de hoy espero encontrar a una persona con la que se pueda hablar, pasar un buen rato y reír”.

El momento llegó y los comensales empezaron a intercambiar información donde encontraron el deporte como una pasión en común. Pero la hora picante arribó a la mesa cuando tocaron el tema sexual. “Lo que más me excita es que un tío me coja del cuello”. Álex quedó bastante sorprendido por lo natural que habla Paula ante estos temas.

Dos personalidades muy contrarias que no encontraron el éxito en First Dates

Dicen que los polos opuestos se atraen, pero al parecer aquí no funciono. Es claro que la chica de 18 años es bastante lanzada y muy segura de lo que quiere en cuanto a apetitos sexuales se refiere. En cuanto a Álex es un chico muy reservado y parece estar incómodo con los temas íntimos. Eso se pudo apreciar durante la velada cuando empezaron a hablar de temas candentes.

Al final como era de esperarse, la segunda cita no se logró. la decisión fue unánime y el argumentó de Álex fue “creo que no he sentido nada para querer volver a quedar”. Mientras que la de Paula fue “busco algo más cañero, él es muy soso y paradito para mi gusto”. A pesar de todo la pasaron muy bien en esta divertida experiencia.

Bosé Évole