Sarai reparte calabazas en First Dates de la forma más absurda

La chica rebuscó la razón más absurda para arruinar la cita de hoy

A diario vemos en First Dates comensales con excusas increíbles para no tener una segunda cita, pero la de Sarai aparece en el top 5. La chica llegó al restaurante de Cuatro con la esperanza de encontrar a un chico de buen porte, alto, atlético y con buen rollo. Lo increíble es que a la comensal no le gustó su cita a pesar de que el hombre tenía la descripción que ella misma pidió.

Pero ¿Cuál fue la razón por la que Sarai no le haya gustado su cita a pesar de que Frank era el prospecto de hombre que a cualquier chica le gustaría? Pues el color de los ojos de él fue lo que a ella le daba “grima” y desde ahí la cita se fue torciendo hasta acabar muy mal. Por supuesto que el catalán trató de pasarlo bien a pesar de las excusas de ella.

first dates Sarai
Ni siquiera Carlos Sobera se creyó la excusa rebuscada de Sarai para no tener una segunda cita con Frank.

Varias televidentes de First Dates cargan en contra de Sarai por su absurda excusa

Apena entró la chica por las puertas del restaurante y vio de cerca a Frank, vino su desilusión, el color de ojos del chico. “Es de mi rollo, alto, tatuado, moreno, pero… los ojos azules. Verde es lo más claro que te compro, azules, no” comentó algo decepcionada la mujer. La cita siguió adelante a pesar de ese detalle pero la actitud de ella cada vez era más fría y distante.

Luego Sarai se dio cuenta que la razón de no gustarle su cita era un tanto absurda por lo que comentó. “Mi padre los tiene azules, tampoco me dan tanta grima”. Pero para salir bien librada del dating show, también señaló que los muchos tatuajes del catalán no le iban a gustar a sus padres. Estaba claro que la comensal busca razones por doquier para darle calabazas a Frank.

Frank destacó solo un detalle de Sarai antes de terminar la cita de First Dates

En los últimos tramos de la cita no tan cómoda para ambos, Frank se molestó un tanto cuando la chica tocó el tema de los tatuajes, y la convirtió en otra excusa para no llegar a nada. “No le he querido decir nada, pero la opinión de sus padres me importa un pito” dijo algo indignado el catalán ante las cámaras.

Con respecto a lo otro, Frank reconoció que eso fue lo único que le gustó de su cita, la sinceridad aunque haya sido una excusa irrisoria. “Me gusta que sea sincera porque yo baso mi vida en la sinceridad. No gustarle a alguien también me gusta”. Al final y como era de esperar, ambos comensales se despidieron para siempre con la esperanza de nunca más cruzarse en sus vidas.

En cambio a Abigail si le gustó los tatuajes de su cita

Esta cita entre Abigail y Arturo fue de esas que no dejan indiferente a nadie en First Dates. Y es que la química entre ambos pasó de 0 a 100 no más se vieron por primera vez en la barra. El primero en llegar fue el gaditano, quien comentó que le gusta mucho los deportes extremos pero el BMX es su vida. Y hablando de extremo, se considera un amante buenísimo en la cama al punto de autoproclamarse “fucker, de follador”.

El comensal también comentó que no ha tenido relaciones largas por que se aburre rápido, de hecho la más larga solo ha durado un mes. Mientras conversaba a gusto con Sobera y Matías en la barra, llegó el momento de que conociera al que puede ser el amor de su vida y su posible relación duradera.

Abigail ve por primera vez a Arturo y First Dates empieza a subir la temperatura

Desde el hola hasta el adiós, la chica se mostró bastante fascinada con el físico del gaditano. Lo mejor es que en su presentación lo dijo. ” Quiero un hombre buenazo que haga cosas locas y encima que esté buenorro. Eso es de diez”. Por lo menos lo atractivo ya lo tenía, faltaba comprobar lo otro. La sevillana también se definió como “una mujer rara y es lo mejor del mundo. Yo no quiero ser como nadie, quiero ser yo”.

El primer comentario de ella hacia él fue “Está muy bueno y encima tiene tatuajes, y eso me pone muchísimo”. La mujer no se guardó nada a la hora de halagar al chico. “Está guapísimo, yo a este me lo trinco”. Pero la comensal parecía embrujada por su encanto. “Está para hacerle un favor y todos los que me pida”.

Para fortuna de Abigail y la cita, Arturo también se sentía atraído por la chica y el privado de First Dates fue una hoguera

La complicidad de ambos en la mesa fue tan evidente que el gaditano le dio a probar de su plato a ella, e inmediatamente la chica lo asoció con otra cosa. “No soy escrupulosa, peores cosas me he metido en la boca”. Arturo le gustaba la actitud de ella. Así me gusta, que te vaya la marcha”. Y acto seguido confesó “en el sexo me gusta la marcha dura y más que dura”.

En el privado no faltaron los besos y los abrazos al punto que ya se estaba convirtiendo en algo más. El chico aprovechó para presumir que “en el sexo oral soy una puta máquina”. Abigail quedó entusiasmada y en la decisión final dijo sin duda que sí. Lo más extraño e insólito es que él dijo que no pues según el gaditano “falto chispa”.

veo cómo cantas presentador