Batacazo mundial en Spiderman por cobardía insólita de James Cameron

Equipo galáctico era quien debo haber marcado el futuro del cómic

Los fichajes de ensueño tienen que ser el objetivo de todo director. Ejemplo de ello, ambicioso plan de James Cameron por fichar grandes promesas para lo que se pretendía de Spiderman por las épocas de los años 90. Pero, gracias a algunos y determinantes problemas, el sueño se fue cuesta abajo, sin mencionar algunos planes cobardes que no fueron ejecutados.

El primer objetivo era Leonardo DiCaprio para interpretar a Peter Parker, actor que por la época rondaba los 20 años y quien ya tenía en su palmarés actuaciones en ‘Vida de este chico’ o ‘¿A quién ama Gilbert Grape?’. Producciones que lo hicieron despegar directo a la fama.

En segunda instancia, el deseo era Arnold Schwarzenegger, el aclamado Terminator, famoso también por esos años y quien se pensaba podría llegar a interpretar al Dr. Octopus, dejando un panel inicial de actores para Cameron de ensueño.

Y por último, la cereza del postre, Stan Lee, creador de Marvel Comics, que hubiese marcado un antes y un después en el ideal del director al poner a participar a Lee como J. Jonah Jameson, el jefe de Peter Parker. siendo este un proyecto ambicioso e imposible de alcanzar dados los problemas por los derechos del superhéroe entre Carolco Pictures y Marvel.

Por todo esto, es de resaltar la labor de Cameron, quien es su mente maquinaba todo lo que hubiese podido obtener si todos sus planes hubiesen salido como él los quería, además del objetivo de sacar a la luz villanos que hoy en día se encuentran en total olvido.