Carlos Sobera desencajado en la noche más desagradable de Secret Story

El presentador tuvo que mediar entre los problemas de los concursantes

El más reciente episodio de Secret Story estuvo bastante polémico por las palabras de Carlos Sobera al decir: “Tendría que haber hecho caso a mi mujer cuando me dijo que me quedara en casa esta noche”. El presentador tuvo que mediar entre varios concursantes y frenar varias situaciones del reality.

Todo empezó cuando Frigenti y la participante, Cristina Porta tuvieron un careo en el que ella recordó el duro bullying que vivieron ambos de pequeños y él se marchó dolido. Carlos Sobera de este modo pidió que no se hablara del pasado y no se entrará en algo tan delicado.

Sobera Secret Story
Sobera tuvo que mediar en Secret Story

El arrepentimiento de Carlos Sobera luego de ser presentador de Secret Story 

Seguidamente, Lucía Pariente habló contra Cristina Porta asegurando que ya había “tocado la zambomba. Tocado piel” antes de noviembre y que ahora nos estaba vendiendo un beso. Luego el conductor le reprochó: “Vamos a no pasar barreras, porque entramos en mal gusto, comentarios un poco machistas, que no vienen bien aquí”.

Pero también se metió en problemas María Jesús Ruiz cuando, en vez de hablar contra Sandra Pica, la animó y molestó a Cristina Porta y Julen con sus palabras. Por lo que Sobera, una vez más, tuvo que corregirle y pedirle que se ciñera a lo que le pedía el programa.

La expulsión de Adara fue motivo de reencuentro con Gianmarco

Todo ello, sumado a constantes enfrentamientos entre colaboradores durante la publicidad y lágrimas de concursantes por situaciones en directo, llevaron al vasco a lamentar haber ido al programa y no quedarse en casa junto a su mujer. Sin duda, fueron palabras muy fuertes y que probable lo harán tomar mejores decisiones.

Por último, es necesario tener en cuenta que tras la expulsión de la participante Adara, el programa y reality le dio la bienvenida a plató con la sorpresa de sentar junto a ella a Gianmarco. Ambos se vieron pero no se saludaron. Eso sí, las indirectas no tardaron en surgir.

Tupper Club