El baile más caliente de First Dates pone como una moto a Beatriz

Y no solo calentó a la comensal, ya que el chico quedó delirando

Chispas, torbellinos, y hasta un fuego intensó que por poco quema el restaurante de First Dates, fue lo que ocasionó el baile entre Beatriz y Carlos Alberto. La pareja que desde el minuto 0 logró conectar en casi todos los aspectos, demostró que en el arte de la danza también tienen una química envidiable y así quedó plasmado.

La primera en llegar fue la comensal, y en su presentación fue directa y al grano. ” Vengo buscando un hombre que se le de bien el sexo oral, ya que con los que he estado han sido un desastre”. Aunque no sabemos si Carlos Alberto tenga esas habilidades, lo cierto es que logró causar fascinación en la extasiada mujer.

First Dates baile
El baile se fue calentando de a poco, pero fue en el momento del twerking donde Carlos Alberto se dio cuenta que era ahí.

La química fluyó en la mesa, pero fluyó aún más en el baile caliente de First Dates

Como dice el dicho, ” todo lo que inicia bien, termina bien” aunque han habido casos donde este refrán no aplica, en esta cita si lo fue. Los dos se encontraban en la mesa hablando de sus gustos, pasatiempos, y demás hobbies, mientras Beatriz se daba cuenta que el colombiano cada vez le gustaba más.

Todo fue muy bien en la conversación, pero fue mucho mejor cuando la música empezó a sonar en el restaurante. Al principio empezaron por algo básico como la bachata. En ese momento la comensal se dio cuenta que el cafetero también se le daba muy bien el baile, y su conexión cada vez se fue fortaleciendo, pero lo mejor estaba por suceder.

Sobera animó la velada en First Dates y pidió que cambiarán el baile de Bachata por uno de Reguetón

El presentador recordó que en la presentación de la chica, ella le dijo que uno de sus ritmos favoritos era el género latino. Pues bien, el mismo Sobera mandó a cambiar la música, y a ritmo de J Balvin, el madrileño y el colombiano se animaron a danzar. El baile resultó tan caliente, que la chica se animó a hacer twerking y fue el momento donde tuvieron el apogeo de su cita.

Una vez en el reservado, materializaron sus ganas mutuas con un beso, que quedará para memoria de ambos. Como era de esperar, en la decisión final ambos aceptaron la segunda cita, donde seguro harán algo más que bailar. Dos de los presentes en el restaurante exclamaron al ver el atrevido baile de Beatriz y Carlos Alberto, ” “¡Estos dos follan!”

Boom Libérrimos