El entrenador del Real Madrid habla sobre su futuro en la Casa blanca

Despejando enormes dudas ha logrado posicionar su idea independiente del resultado de mañana

Real Madrid se juega mucho más que un partido, se juega la vida y ante el rival que más complejo se lo ha puesto en los últimos años, el FC Barcelona. La lluvia de expectativas, rumores y hasta señalamientos ha sido un termómetro ideal para caldear el partido, y en ese tema aparece Zinedine Zidane, el entrenador merengue y cabeza visible del proyecto de Florentino.

Enfrentará su noveno clásico como estratega blanco, con un saldo en tablas, tres triunfos, dos empates y tres derrotas. Curiosamente jamás ha caído en condición de local, y este domingo tendrá la oportunidad de seguir con esa línea para una de dos, para tomar el mando de nuevo de LaLiga, o para no dejar escapar a su rival a 5.

Zidane / EFE

Durante este tiempo ha venido hilvanando un trasegar importante en la temporada. Ha ido especialmente bien y solo se ha desinflado en esta parte del curso. Los errores defensivos le han hecho ver sus falencias en cuanto a activos, y para este duelo necesita tener la artillería enfilada. Ha dicho que su puesto no depende del resultado, y que en dado caso serían los encargados de emitir la noticia los que lo hagan en su respectivo momento.

Kroos vuelve a ser la gran duda

Sobre las formas ha sido cuestionado, y de todo lo que ha hecho en el duelo ante el Manchester City el nombre de Toni Kroos ha ido de primero. Dejarle por fuera ha sido algo complejo de asimilar por la opinión y a eso ha respondido afirmando que ese no fue el punto decisivo en el resultado. Zidane tiene muchos nombres en la zona y por decisiones se elige uno u otro.

Nada extraño, el que componga la plantilla del merengue debe tener la capacidad para sumir los retos y ya está. El cambio de dinámica debe aparecer, y la presión en todas las zonas del campo debe ser una constante. Si se quiere acabar con el rival se les debe sacar de su estilo y Zidane en eso es un gran gestor.

Toni Kroos

Finalizó su intervención afirmando que confía en sus muchachos, se ha responsabilizado del presente y ha invitado a no dejar de creer. Además, éste es ese tipo de compromisos que si se ganan inyectan de positivismo al grupo de cara a lo que resta, y como una premisa única lo irán a buscar. Espectáculo asegurado, duelo de alta tensión y dos cuerpos técnicos en prueba máxima.

Síguenos en google news

Zidane