El Rey reaparece en el Bernabéu pero evita el contacto con la gente entrando por el garaje