Lo que pide la afición del Real Madrid a Bale contra el PSG

Quieren que el galés de su mano en uno de los trabajos más complejos de realizar dentro del campo

A nada de asumir el reto de recibir al PSG en el partido de vuelta de los octavos de final de la UEFA Champions League, la afición del Real Madrid ha decidido encomendar una función a Gareth Bale. El expreso de Cardiff se perfila como un revulsivo, pero no le quieren en su posición natural, le han pedido jugar como lateral.

Más allá que sea o no su ubicación mejor perfilada en el campo, es evidente que nociones tiene por sus inicios en el Tottenham. Lo que pasa es que necesitan de un plus, y se cree que por su potencia y pegada esta puede ser una de ellas. Sorprender para ir de frente en la apertura de campo, aliviaría un poco las deficiencias mostradas en el partido ejecutado en Parque de los Príncipes.

Bale Newcastle
El atacante galés tiene pie y medio afuera del Real, y el Newcastle le ofrece acomodo.

Con Bale corrido a la banda defensiva quiere el Real Madrid sorprender a un PSG que se mostró sólido en todas sus líneas en el primer compromiso de la serie

Suena a locura por lo que se viene mostrando y porque la necesidad les obliga a tener que ver reducido su resultado a uno solo, ganar. Gareth Bale hace rato no juega, viene sin ritmo de competencia y además está habituado a cumplir labores restrictivas en el tema defensivo.

Con Mbappé, Messi y Neymar pudiéndose volcar a esa zona en busca de desequilibrio se ve poco probable, pero es lo que impera al menos en las peticiones a través de las redes de comunicación más recientes. Quieren ver retribuir todo lo que ha soportado el club y su gente ante los distintos lloriqueos del galés por no irse a tiempo.

El equipo ha desmejorado, y a nivel competitivo en este punto se siente el desgaste

Un triunfo apretadísimo ante el Rayo Vallecano les ha servido para mantenerse al rigor en la cima de la clasificación, pero siguen dejando sensaciones vagas en cuanto a rendimiento. El PSG es un rival demasiado exigente, que en la ida ni siquiera les dejó rematar una vez al arco defendido por Donnarumma.

Veremos si la propuesta en el Bernabéu cambia, o si por el contrario se siguen presentado las falencias que hasta el momento han salido a flote. El ritmo de la temporada ha sido frenética, y de lo que se vio al comienzo ahora parece haber mucho cansancio. Potestad de Ancelotti manejar las cargas y analizar cuál será la estrategia planteada para asumir la recta final de la misma.

Real Madrid Marcelo