Pedrerol provoca ridículo histórico del tertuliano del Athletic en El Chiringuito

Nadie entiende el doble rasero de Edu Velasco al opinar del encuentro de su equipo en el Santiago Bernabéu

Josep Pedrerol sabe que tiene un damiante en bruto en Edu Velasco, el tertuliano del Athletic en El Chiringuito. Porque es un tío que cumple con creces lo que se le pide a un tertuliano del programa de moda. Forofo, intenso, polémico y con escuadrón de haters en redes sociales.

Cuando hablamos de Edu Velasco, debemos diferenciar mucho el personaje que es en Bilbao y el que encarna cuando va a Madrid. No es para nada igual lo que defiende en Tele Bilbao que en Mega. Porque en Bilbao le odian, de hecho en el entorno más cercano dicen que sus colores son los que le pagan y no el Athletic.

Eduardo Velasco
Eduardo Velasco junto a Pedrerol

Tertuliano del Athletic en El Chiringuito, hater en Bilbao

Pero cuando viaja a Madrid, el tertuliano de El Chiringuito debe defender al Athletic a capa y espada. Quizás la muestra de ayer es un buen ejemplo. En su twitter personal y en la retransmisión que hace por radio de los encuentros del Athletic, no paró de rajar de Marcelino.

Que si partido ramplón, que si el Real Madrid le daba miedo… Sin embargo, Edu Velasco le dio la vuelta al vestirse de tertuliano de El Chiringuito y alabó al Athletic. “Hoy el Athletic ha tenido que meter 6 goles en el Santiago Bernabéu. Ha sido un baño histórico del Athletic”, apuntaba.

El bufón del Athletic en El Chiringuito

Lo que ya era de por sí un escarnio en las redes sociales athleticzales, fue a peor cuando Pedrerol sacó a colación una entrevista realizada recientemente a Edu Velasco. El tertuliano del Athletic en El Chiringuito, al parecer, en sus ratos libres hace sus pinitos como imitador.

Pedrerol le pidió un ejemplo y se lanzó a imitar a José María García con bastante buena sintonía. Sin embargo, despidió con Butragueño, al que resultaba muy complicado entender. Pedrerol cerró el programa con un corte histórico: “Lo de Butragueño, lamentable”, sentenció.

Diego Carlos