Reunión de urgencia del entrenador del Real Madrid con pesos pesados

La eliminación de la Copa le ha hecho sacar al francés una de sus cartas más tapadas

Al Real Madrid se le han venido acumulando una serie de circunstancias que bien podrían ser catalogadas como influyentes. Zidane, como cabeza del grupo ha tenido que empezar por demostrar autoridad, y ha logrado lo que pocos veían probable, reunir a los peces gordos (Kroos, Marcelo y demás) para hacer un llamado de atención general, el de reaccionan o se van al banquillo.

Ha pasado tiempo atrás con Modric, que en el Saddar ha dado cátedra de buen juego, y pasa ahora con los habituales que vienen de mostrar un nivel lamentable. Es el caso de Toni Kroos y de Marcelo, que llevan ya varios partidos debilitando su nivel hasta el punto de ser considerados prescindibles. Ni que decir de James, que aparte de no jugar se lesiona.

Zidane

La última reunión tuvo como premisa justamente eso, el hecho de hacer entrar en razón a los jugadores importantes de hacer el giro respectivo para no decaer en el rendimiento grupal. El alemán ha jugado mal en la Copa del Rey, y lo ha convalidado ante Osasuna siendo cliente del banco de suplentes, mientras que Marcelo, ha sido una coladera ante la Real, y ante el cuadro de Pamplona ha estado en las mismas condiciones del ex Bayern de Múnich.

Los jóvenes, la otra cara de la moneda

Mientras los veteranos han pasado con más pena que con gloria, con excepción del croata, los jóvenes van en franco crecimiento. Jovic se ha resarcido de sus acusaciones anotando un golazo, Lucas Vázquez ha vuelto a jugar bien y con gol, mientras Vinicius, siempre colaborador ha estado fino en su labor de desequilibrar y aportar velocidad.

El mensaje ha sido claro, Zidane no perderá lo logrado acá solo por capricho. Y más allá de que le tenga un sentido de aprecio especial a algunos futbolistas que en el pasado le han ayudado a convalidar su prestigio, priorizará al equipo. Valverde viene excelente, y si Kroos no espabila, podría perder su lugar definitivamente.

Vinicius Junior y Rodrygo Goes

Han sostenido el liderato, y pronto se les viene encima el reto de la Champions. Sin embargo, Zidane todavía no olvida el fracaso en la Copa del Rey, y está demasiado molesto tras ese día. Es un entrenador ganador, al que no le hace gracia perder por descuido un título mientras esté a su alcance lograrlo.

Síguenos en google news

Mariano Sevilla