Secret Story 2 triunfa con el primer lío entre Marta y Adrián

La segunda edición del reality de Telecinco ha comenzado de la mejor manera posible gracias a la relación de los concursantes

El éxito de Secret Story 2 depende directamente de los concursantes y por el momento todo ha empezado de maravilla para Mediaset gracias a la relación de Adrián y Marta. Una relación que ya ha dado mucho sobre lo que hablar en redes sociales, donde no han parado de comentar su tonteo.

Y es que, como hemos podido ver en las imágenes de los primeros días en la casa, los dos han tenido un gran acercamiento. Un acercamiento que ha servido para que muchos los emparejen, aunque por el momento no ha habido más que un buen feeling entre ambos.

Secret Story Adrián
Marta y Adrián protagonizan el primer acercamiento en Secret Story 2

Marta y Adrián, la primera pareja de Secret Story 2

En estos primeros días, los concursantes han ido mostrándose como realmente son. Uno de los aspectos que más han interesado a los espectadores es la cercanía entre Marta y Adrián. Dos chicos que ya han sido relacionados, pues muchos los ven como la primera pareja de la edición.

Según ha adelantado el programa ‘Socialité’, los dos han tenido un pequeño tonteo en el sofá, dando a entender que se sienten muy cómodo el uno por el otro. No obstante, por el momento no ha pasado el suficiente tiempo como para comprobar si los dos siente de verdad atracción física el uno por el otro.

Secret Story 2 apunta a éxito tras sus primeros programa

Lo cierto es que, después de una muy seguida primera edición de famosos, Secret Story 2 se la ha jugado con la edición de desconocidos. No obstante, todo parece indicar, por lo visto en estos primeros días, que la segunda edición va a ser de nuevo todo un éxito.

Por el momento nos queda seguir esperando, pues aún quedan muchos líos por descubrir entre los concursantes. Pero, gracias al gran casting realizado por Mediaset, la polémica está garantizada. Algo que siempre gusta a los espectadores, que buscan este tipo de programas.

Iker Jiménez