Tinta de chipirón de Ferreras para borrar las críticas en Al rojo vivo

El presentador de La Sexta utiliza a Almudena Grandes para atacar a la derecha política

El presentador de Al rojo vivo, Antonio García Ferreras, no atraviesa su mejor momento en televisión. La Sexta no para de acumular críticas por su notoria ideología política, siendo el presentador uno de los más acusados en favorecer encarecidamente al actual Gobierno de España. Una situación que la derecha política no ha perdonado.

La objetividad de Ferreras está siendo muy cuestionada durante la crisis sanitaria. A diferencia de lo ocurrido en 2014, con la aparición de la crisis sanitaria provocada por el ébola cuando el presentador exigió la dimisión de Mariano Rajoy, ahora Ferreras ha optado por apoyar a ultranza al Gobierno de España.

Al rojo vivo

En esta ocasión, Ferreras invitó a su programa a Almudena Grandes, escritora que no duda en mostrar su pensamiento político en público. Pero todo se trataba de una estrategia del programa de La Sexta, que aprovechó a la perfección el Día del Libro para atacar a la derecha política.

Pero en esta ocasión no fue el presentador de Al rojo vivo, sino que aprovechó la figura de Almudena Grandes para atacar a la extrema derecha. Concretamente, se apuntaba a la figura del líder político de Vox, Santiago Abascal, quien crítico a los “titiriteros”.

Al rojo vivo

Y es que, Santiago Abascal declaró que el país podría vivir muy bien sin artistas o escritores. Sus declaraciones generaron mucha polémica, y ahora Almudena Grandes ha aprovechado para contestar. La escritora declaró en Al rojo vivo que si el fascismo toma el control, lo primero que hará será quemar los libros para acabar con la cultura de las personas. Unas declaraciones que muchos han entendido que son orquestadas por Ferreras para atacar a la derecha política.

Cuéntame Antonio