Todos petrificados en Zapeando con oscuro pasado de Lorena Castell

La colaboradora catalana desveló detalles de su vida laboral, antes de ser famosa en televisión

La colaboradora catalana Lorena Castell, del programa de laSexta, Zapeando, aprovechó un instante para contar detalles de su vida laboral en el pasado. La bella mujer contó a que se dedicaba antes de llegar a las diferentes pantallas de la televisión española. En el plató todos quedaron sin palabras al escuchar su profesión.

Todo inicio con un vídeo emitido en el programa, donde se ve a una chica con lo que parece ser un cangrejo. En él se ve como la joven se deja atenazar la lengua por el crustáceo, como una prueba de resistencia. Todos en el plató no lo podían creer, y Dani Mateo agregó. “Aunque pueda parecer que es buena idea que un cangrejo te muerda la lengua, no lo es. Los cangrejos son muy vengativos”. Acto seguido, empezó el relato de la colaboradora.

Lorena Castell pasado
Además de colocar piercings, la colaboradora también es tatuadora profesional.

Luego del vídeo, Lorena Castell aprovechó el momento para contar su profesión del pasado

Después de ver el corto audiovisual que aunque parezca gracioso de momento, podría ser peligroso, Valeria Ros también comentó. “Si se quiere hacer un piercing, ya tiene el agujero hecho, a propósito ¿Os habéis hecho alguna vez un piercing en la lengua?” Lorena Castell no solo reveló que tenía uno, sino que además trabajaba colocando estos accesorios de manera profesional.

¡Yo hacía piercings!” reveló la colaboradora, mientras los presentes guardaban silencio y otros reían pensando que era una broma. La catalana sin embargo insistió en que era verdad. “La gente venía, y pagaba para que se los hiciera”. Dani Mateo le veía con algo de duda, pues le costaba creer que la presentadora estuviese en el mundo de los piercings.

En su vida laboral del pasado, Lorena Castell también fue tatuadora

La mujer de 40 años no solo colocaba piercings, sino que además trabaja en la difícil pero gratificante labor de los tatuajes. Incluso en el 2016 hubo imágenes en las que se veía a la colaboradora en una sesión de tattos con  Emilio y José, los conocidos “heavies de la Gran Vía” de Madrid. Allí se pudo observar el talento que tiene Castell con la tinta.

En las redes sociales de la barcelonesa, reposan comentarios de gente que tuvo la oportunidad de tatuarse con la presentadora de televisión. Al parecer casi todos los mensajes son positivos, y con esta nueva publicidad, puede que Castell retome nuevamente su profesión como un hobby.